• Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Un poco de historia

El nacimiento de esta hermandad surge durante la procesión de Viernes Santo del año 2003 donde un grupo de amigos conversaban sobre el desarrollo de la Semana Santa y sus respectivas hermandades. Era evidente que “aquello” que les hizo en su día comprometerse como hermanos había desaparecido.

Fue una tertulia agradable, entre amigos. Al calor de la fiesta todo son buenas intenciones que después no sabemos qué final podrán tener.

El germen de la idea había ido calando en alguno de nosotros y en Junio del mismo año, nos encontrábamos dos amigos otra vez hablando del mismo tema “Semana Santa”.Siempre la misma conversación. La fiesta, la hermandad… donde  notábamos  carencia  de un verdadero espíritu cristiano a nuestro entender. La añoranza y la falta de algo esencial en todo cristiano y ante todo persona; olvidar y“saber perdonar”…

Ahora si, se ponen sobre la mesa importantes argumentaciones y mayor concreción. De esta conversación surge la necesidad de transformar las palabras en hechos y se pasa a la acción.

Muchas gestiones se llevan a cabo para pulsar el ambiente de la gente que podría formar parte de este nuevo proyecto, encontrándonos con una muy buena acogida por parte de aquellos a los que fue expuesto.

“D’acord, conteu amb mi…” fue la respuesta en la mayoría de los casos.

El siguiente paso fue establecer una Junta Directiva que representara y coordinara el desarrollo y las funciones de todos los hermanos.Su constitución tuvo lugar el día 13 de septiembre de 2003.

Una de las principales iniciativas que se llevaron a cabo para favorecer y propiciar la participación, y el desfile de los hermanos en las procesiones de Semana Santa  fue costear desde la dirección de la hermandad el importe de la tela, a ser posible en su totalidad sino en parte, a aquellos hermanos que adquieran el compromiso de procesionar en este primer año. Se optó por un traje sobrio en el que predominan dos colores: el siena, o sombra tostada, color de la tierra, de las rocas, las espinas, de la cruz; y el negro, color de la tristeza, el respeto, la culpa y contrición.

Así mismo, los hermanos que procesionarán irán acompañados del sonido de los tambores, los timbales, las cornetas y las gaitas.

Muchos son los hermanos que se han ido uniendo desde aquel día formando nuestra hermandad. En la actualidad superamos ampliamente el centenar y medio de hermanos censados.

Ya por último en 2010 como hecho relevante fue la Bendición de nuestra imagen titular "El Crist del Perdó", figura central e inicio del proyecto de realización de nuestro paso; al cual en breve pensamos acompañar de más imágenes.

Esfuerzo, compromiso e ilusión han hecho posible este proyecto que con ayuda de todos va tomando forma día a día.

Te esperamos.

 

¿ Te acuerdas ? 2004 - 2005

2004-2005-070.jpg

.. 2006 - 2009

2006-2009-093.jpg

Temas al azar

Quedémonos con las vísperas, con ese temblor de espera, entre dos luces, esperando impaciente la aurora de la mañana.

Estos días que vivimos tienen ese sabor de andén en el que ya sentimos la llegada con su lejano pitido, ¿que hay más grande que una espera? cuando se sabe que desembocará en dicha plena.

Quedémonos aquí, cuando la saeta es todavía un pájaro volando, viento sin cuerpo, alas acostumbrándose  al aire, notas incompletas, un grito haciéndose.

Quedémonos aquí, cuando los romanos no saben todavía que galas ponerse para esa semana en la que serán la única tropa a la que aplaudan quienes somos sus morales enemigos.

Quedémonos aquí, cuando los sayones aun no saben abofetear,  flagelar y señalar a un joven nacido en Belén, que a pesar del tiempo los cristianos seguimos con nuestra fe.

Quedémonos aquí, cuando Torrent es Jerusalén, cuando salgamos Domingo de Ramos, con nuestras palmas, reviviendo la gran entrada de Jesús como Rey,

Quedémonos aquí cuando ninguno de los Apóstoles  saben que esa cena será la última con su Maestro, cuando nadie salvo  Jesús  sabe que esa tranquilidad del monte Getsemaní será interrumpida, cuando Judas lo venda por unas monedas.

Quedémonos aquí, cuando la ciudad se llena de velas, antorchas y de detalles para las procesiones que realizamos, para recordar la Pasión de Jesucristo, el sonar de tambores y  cornetas con sus notas nos hacen llevadero el paso lento de todas las noches. La lentitud del  andar, que parece no querer llegar al destino final, la Cruz.

Quedémonos aquí, para acompañar a  María, observando al hijo cargado con la cruz, llevando en su cabeza una corona de espinas, viéndole en su rostro dolor.

Quedémonos aquí, en Torrent, no por seguir tradiciones, si no por vivirlas, por participar en la Pasión de Nuestro Señor hecho hombre, el compartir y comprender el ¿por qué?

Quedémonos aquí, con la esperanza de saber perdonar y vivir junto a Jesús la plenitud y grandiosidad del Domingo de Resurrección cuando escuchemos: “ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA, CRISTO HA RESUCITADO” 

 

Víctor Hugo Múñoz  de la Espada y Tello

Mª Amparo Molins Gozalvo